Vuelve a la primera página

Segundo itinerario: Desde la iglesia de S. Anna a la Calle de Piana Romana

 

La iglesia de  S. Anna

Casa de calle de  "S. Maria degli Angeli"

Calle del Rosario

Calle de "Piana Romana




Iglesia de Santa Anna

La Iglesia de Santa Anna

   Dejadas las dos casas del niñez y de la juventud de  Francesco Forgione (Padre Pio), nosotros subimos, ahora, la escalinata que conduce al sitio más elevado del pequeño barrio del "Castello".  Y aquí, donde se puede ver un panorama lujuriante de las colinas del Sannio, hay la Iglesia de Santa Anna. Es la Iglesia más antigua de Pietrelcina y al tiempo del pequeño Francesco Forgione (Padre Pio), era Iglesia parroquial.

   Entrando en la Iglesia, vemos, sobre la pared detrás el altar, un gran cuadro que representa a la Virgen de Loreto.

   A la izquierda del altar hay el baptisterio, construido en raiz de nogal. Aquí hubo bautizado, el 26 de mayo de 1887, Francesco Forgione. La madrina era la misma comadrona Grazia Formichelli.

   En la segunda capilla a la derecha del altar mayor, debajo del altar de Santa Anna, hay la caya en la cuale están las reliquias del mártir  S. Pio,   traedes a Pietrelcina el 1801. Y Francesco Forgione elegirá el  nombre de este mártir  para su vida religiosa.   
   Esta iglesia es uno de los lugaros más importantes para el itinerario místico de Padre Pio.
   Aquí él ve, por la primera vez, a cinco años, al Señor Jesus. En la penumbra de la Iglesia, después haber solemnemente apoyado su mano sobre la cabeza de Francesco, Jesus  le confirma que acepta su oferta de consacrarse a Él por siempre.
   Aquí Francesco transcurre mucho tiempo rogando delante de Jesus Sacramentado. Él vive muchas experiencias místicas con las apareciónes de Jesus, de la Virgen Maria y del Angel guardián.

   En esta iglesia, desde 1910, Padre Pio celebra la Santa Misa a menudo y  confesa la gente del barrio y del pueblo.
   Y aquí, muchas veces la Virgen Maria acompaña Padre Pio al altar, para la celebración de la Santa Misa.

"Pero eso que más me hace sufrir, padre mío, es el pensar a Jesus sacramentado. El corazon está como atraedo de una fuerza superior antes de unirse a Él, la mañana, en la Santa Misa...."
                                                (Padre Pio a padre Benedetto, 29/3/1911)

"Mamá querida (la Virgen Maria n.d.a.) me ama tiernamente. Yo lo he comprovado también este mes de mayo.  Esta mañana Ella me ha acompañado al altar. Ha pensado a me con todo su amor materno.  Yo querría tener una voz  así  fuerte para invitar a los pecadores del mundo para amar la Virgen Maria. Ya que no puedo hacerlo, yo rogo y rogaré mi pequeño angel  guardián para difundir este anuncio.
                                                  (Padre Pio a Padre Agostino, 1 mayo de 1912)

 


La Casa de Padre Pio en via Santa Maria de los Angeles

Casa de calle Santa Maria de los Angeles

   Después haber  Dejado la pequeña plaza delante de la iglesia de Santa Aña, nosotros caminamos derecho largo la callejuela de Santa Maria de los Angeles. Recorridos algunos metros, vemos, a  derecha, el habitación donde vivieron los padres de Padre Pio en los primeros años de boda, hasta el nascimiento de Miguel, primero hermano del futuro santo.

   Y luego esta breve visita, doblamos a la derecha y ahora mismo vemos una pequeña escalinada que conduce a una casa. Aquí, en la calle de Santa Maria de los Angeles, número 44, hay tres cuartos.  Padre Pio residió aquí desde 1910-1911 hasta el 17 de febrero de 1916.
   En la primera habitación que está a izquierda habitió, desde 1941 hasta 1943, durante su estancia a Pietrelcina, Mary Pyle, la hijia espiritual de Père Pio que construió la iglesia de la Sagrada Familia y el anexo convento capuchino.

   Aquel que está detrás la primera habitación es el dormitorio de Padre Pio.

   Este lugar está muy importante por la vida de Padre Pio de Pietrelcina. Y estos muros están testigos silenciosos de extraordinarios acontecimientos espirituales: "Si  esos muros pudieran hablar!" (Padre Pio). 
   En esta habitación Padre Pio lucha, a menudo, durante la noche contra el diablos. Luchas fisicas y espirituales, acompañadas de tentaciónes y sufrimientos de todo tipo. 

   Aquí él ha sensacionales encuentros con el sobrenatural: con Jesus, la Virgen Maria, San Francisco y el angel guardián que lo ayuda, a menudo, en las luchas contra el demonio.

"Yo he transcurrido esta noche pasada con el Señor Jesus. He sufrido mucho, pero en diferente manera respeto a la última noche.  El sufrimiento ha aumentado en mí la confianza para Dios. Yo Quiero a Jesus cada vez más"
                                                    (Padre Pio a Padre Agostino, 28/6/1912)

 

" Siempre me ayuda, esta Mamá de ternura  (la Virgen Maria a.d.a.) especialmente en este mes de mayo. Ella me guia con todo su amor materno"

                                                   (Padre Pio a Padre Agostino, 6 de mayo de 1913)




"Via del Rosario"

   Ahora nosotros bajamos el barrío "Castello"  para regresar a "Porta Madonnella", y de aquí, después haber doblado la esquína a derecha, llegamos al antiguo barrío "Pantaniello" donde está un viejo pozo. Aquí Francisco Forgione (el futuro Padre Pio) siempre se paraba para despedirse de sus amigos del barrío, antes de encaminarse, por el sencillo y sugestivo sendero de campo, para alcanzar a los padres a la calle de "Piana Romana".

"Todos los agricultores estaban a trabajar sus campos,  y también los pastores salían con sus rebaños. Los ruiseñores cantaban dentro los bosques. He aquí las ovejas belar y los corderos brincar.                   

                                                         (Padre Pio, temas escolaros)




La casa de calle de Piana Romana

"Piana Romana"

   Francesco Forgione viene a menudo a "Piana Romana", la calle de campo donde sus padres tienen un lote y una pequeña casa.  Aquí lleva a pacer las pocas ovejas de familia, mientras el padre Grazio y la madre Peppa azadonan la tierra.

   A "Piana Romana"  vemos, después algunos años, a Francesco Forgione con el nombre de Padre Pio.
   Casi cada mañana, especialmente cuando la temporada lo permite, después haber celebrado la Santa Misa, el joven fraile va a Piana Romana, para estar juntos a sus familiaros y parientes empeñados en los trabajos de los campos. Y mientras vive y respira el salubre aire del campo que mucho bien aporta a sus pulmónes enfermos, lee y estudia dedicando también mucho tiempo a la oración, a  la meditación y a la contemplación. 
   Debajo de un Olmo, donde más tarde (en 1958) habrá construida una pequeña capilla, Padre Pio se aisla en oración y vive extraordinarias experiencias místicas.

   Y Aquí el recibe por la primera vez, por Jesus, las llagas. Está el mes de septiembre de 1910.

"Anoche yo recibí una cosa que no sé aclarar ni comprender. En medio a la palmera de los manos ha aparecido un poco de rojo, ancho casi como un céntimo (monetario italiano del tiempo, a.d.a.) y acompañado también de un intenso dolor en medio a quel rojo......También debajo de mi pies yo siento un poco de dolor. Este fenómeno dura hace un año.

                                                       (Padre Pio a Padre Agostino, 8 de septiembre de 1910)

 

Todo ha pasado allí (à Piana Romana) Jesus ha estado allí

(Padre Pio de Pietrelcina)

Español


The Web Television

Televisión católica sobre Internet

Telebene, la Tua Televisione cristiana su Internet

Una ventana abierta sobre el mundo de la fe 



Vuelve al principio de esta página


Vuelve a la primera página


copyright © 1999 by Donato Calabrese

All rights reserved